Después de seis años de campaña por parte de Oceana, Chile se convirtió en el primer país en el mundo en prohibir de forma permanente la pesca de arrastre para proteger  117 montes submarinos ubicados dentro de la Zona Económica Exclusiva. Chile emitió la nueva regulación después de seis años de la campaña iniciada por Oceana, la cual abordó por primera vez el tema en 2009 al proponer enmiendas a la Ley de Pesca chilena para proteger los ecosistemas vulnerables.  Oceana también realizó expediciones en varios montes submarinos del país, como por ejemplo en Salas y Gómez, Isla de Pascua y en las islas de Juan Fernández, para documentar la importante biodiversidad marina y llamar a su protección. Ahora, 68.065,63 kilómetros cuadrados de las aguas de Chile están protegidas de la pesca de arrastre.