El proyecto termoeléctrico de US$ 1.400 millones, conocido como Punta Alcalde, fue cancelado en Chile por la multinacional  ENDESA. Punta Alcalde se construiría en la ciudad costera de Huasco (Región de Atacama), zona que ya sufre una fuerte contaminación por la presencia de cinco plantas de energías contaminantes. La compañía ENDESA, titular del proyecto, atribuyó a los altos costos asociados a los requerimientos medioambientales como parte de las razones para su retiro. Oceana Chile y otras organizaciones aliadas levantaron una campaña contra la construcción de la termoeléctrica a carbón durante cuatro años, como parte del trabajo para instaurar la tecnología de energía limpia en todo Chile,  para alejarse de las industrias contaminantes y evitar de esa manera las emisiones provenientes de combustibles fósiles.