Un gran paso hacia la recuperación de los ecosistemas marinos se concretó esta mañana cuando Oceana Chile junto con la Subsecretaría de Pesca anunciaron el congelamiento de la huella de arrastre para las pesquerías de merluza común y de crustáceos demersales. Esto quiere decir que el 98% de la Zona Económica Exclusiva del país quedará libre de este destructivo arte de pesca.

Recordemos que en 2016, Oceana presentó una propuesta para la eliminación progresiva de la pesca de arrastre en Chile, en la que se incluían los resultados de un estudio realizado que mostraba que cada año 3.905 km² de superficie marina eran impactados por este arte de pesca. Además, evidenciaba la expansión de buques arrastreros a áreas nunca antes devastadas, concluyendo que 554 km² fueron arrastrados anualmente, lo que equivalía al tamaño de las comunas de Pirque y Puente Alto.