Con la firma del decreto se culmina el trabajo realizado por la comunidad de Juan Fernández, quienes propusieron esta figura de conservación, proceso en el cual contaron con el apoyo de Oceana y National Geographic con su iniciativa Pristine Seas. 

La nueva zona protegida comprenderá 262 mil kilómetros cuadrados de parque marino y un área marina protegida de múltiples usos de 24 mil kilómetros cuadrados, dentro de la cual la comunidad podrá seguir realizando actividades económicas de bajo impacto como la pesca artesanal y el turismo sustentable. Con ello, se ratifica el liderazgo mundial que ha adquirido el país en cuanto a conservación marina.