Lamentablemente, esta situación no sólo atenta contra la conservación de estos peces, sino que afecta también a miles de familias que dependen de la pesca artesanal para subsistir.

Una situación similar se puede ver actualmente en la pesquería de la anchoveta, también en estado de sobreexplotación. Por su parte, la sardina se acerca a las alarmantes cifras que ya se constatan en las pesquerías antes descritas, por lo que igualmente es necesario regular de forma urgente su extracción.

En Oceana trabajamos apoyando la normativa que regula a las pesquerías más importantes del país, y basados en datos científicos, entregamos las recomendaciones necesarias para encaminarnos a la recuperación de la merluza común, la sardina, la anchoveta y el jurel, con el objetivo de asegurar estos recursos para el futuro.