La pesca de arrastre es uno de los métodos de pesca menos selectivos, ya que la red captura a una gran diversidad de especies que no son el objetivo, y que una vez fuera del agua, son descartadas y arrojadas al mar, moribundas o ya muertas.

Considerando las negativas consecuencias que tiene la pesca de arrastre, y bajo metodología científica, Oceana ha elaborado una propuesta para eliminar la pesca de arrastre de fondo de manera progresiva, que en nuestro país es usada para los crustáceos y la merluza común.

Es importante destacar que en 2013, Chile dio un gran paso en la conservación marina al prohibir la pesca de arrastre en los 117 montes submarinos ubicados dentro de la Zona Económica Exclusiva, ecosistemas de gran relevancia pero extremadamente vulnerables.