Pingüino de Humboldt
Pingüino de Humboldt
©OCEANA| Lucas Zañartu

Han pasado más de seis años desde que el controvertido proyecto minero portuario Dominga entró a tramitación ambiental. Pese a ser rechazado en dos oportunidades por sus graves deficiencias técnicas, la compañía a cargo del proyecto, Andes Iron, ha recurrido a instancias judiciales con tal de revertir los rechazos.

Actualmente, el Tribunal Ambiental de Antofagasta se encuentra redactando la sentencia sobre el proyecto, la cual deberá versar exclusivamente sobre los aspectos técnicos y ambientales. De todos modos, el Tribunal no tiene la facultad de aprobar el proyecto, pero sí puede confirmar los rechazos. En el mejor de los casos para Dominga, podría ordenar que se volviera a votar en la Comisión de Evaluación Ambiental de Coquimbo o en el Comité de Ministros.

Cualquiera sea la sentencia, ambas partes podrán recurrir nuevamente a la Corte Suprema.

Para entender este largo proceso, a continuación te dejamos un resumen del caso.

Rechazo 1: Comisión de Evaluación Ambiental de Coquimbo

                                                                                                   

El 9 de marzo de 2017 se llevó a cabo la votación regional que determinó el rechazo del proyecto Dominga en el cual los seremis de Salud, Desarrollo Social, Transporte y Telecomunicaciones, Agricultura, Energía y el Intendente de Coquimbo votaron en contra argumentando que el proyecto ponía en riesgo las reservas marinas de la zona, no daba certeza si el proyecto impactaría al medio ambiente de manera significativa y por presentar medidas de mitigación insuficientes, entre otras razones.

El proceso de evaluación ambiental de Dominga fue fuertemente cuestionado por instituciones públicas y privadas, además de un gran número de habitantes de las zonas costeras de la comuna de La Higuera, quienes en innumerables oportunidades hicieron ver al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) de Coquimbo las deficiencias técnicas del proyecto, las cuales inexplicablemente no fueron consideradas por este organismo.

Pese a los argumentos entregados por la Comisión de Evaluación Ambiental, Andes Iron anunció que reclamarían ante el Comité de Ministros buscando revertir el rechazo.

Rechazo 2: Comité de Ministros

El 21 de agosto de 2017, el Comité de Ministros sesionó para votar si confirmaba el rechazo al proyecto Dominga o acogía las reclamaciones de Andes Iron. Luego de solicitar informes adicionales a distintos organismos públicos, los cuales por una amplia mayoría daban cuenta de las falencias del proyecto, el Comité de Ministros concluyó que la iniciativa no era viable y en votación dividida confirmó el rechazo, tomando además la amplia evidencia científica que establece que la zona donde pretende instalarse el proyecto es única e irremplazable ambientalmente.

                                                                                                      

Andes Iron presenta recurso de reclamación ante Tribunal Ambiental

Terminada la fase administrativa de la evaluación ambiental con un doble rechazo, Andes Iron decidió judicializar el proyecto y presentar un recurso de reclamación ante el Tribunal Ambiental de Antofagasta, alegando que el rechazo había sido ilegal. En enero de 2018, se llevaron a cabo los alegatos en donde presentaron los abogados de Dominga y, por otro lado, los del SEA (en representación del Comité de Ministros), además de los terceros interesados, donde se encontraban agrupaciones de pescadores locales, organizaciones regionales y Oceana, entre otros, quien demostraron las falencias técnicas del proyecto y justificaron el rechazo entregado en la fase administrativa. Al concluir los alegatos, el Tribunal decidió organizar una visita a la zona donde se emplazaría el proyecto para tener mejores argumentos técnicos para resolver, la cual se llevó a cabo en febrero de 2018. Al mes siguiente, el Tribunal Ambiental, de manera inédita, propone que se lleve a cabo un proceso de conciliación en el que solo participarían la empresa y el SEA, excluyendo a los abogados de las organizaciones ambientales, de los pescadores y de los habitantes de la zona, lo cual no fue aceptado por el SEA, procediendo entonces a que el Tribunal dictara sentencia.

Tribunal Ambiental ordena que el proyecto vuelva a votarse en la Comisión Regional

En abril de 2018 y de manera sorpresiva, el Tribunal Ambiental decidió que Dominga volviera a votarse en la Comisión de Evaluación Ambiental de Coquimbo por estimar que el rechazo entregado por esta instancia en marzo de 2017 no cumplió con las formalidades. En la sentencia, el Tribunal no se pronunció sobre los aspectos ambientales y técnicos que motivaron el rechazo, por lo cual las organizaciones de pescadores, medio ambientales y personas particulares presentaron un recurso de casación ante la Corte Suprema, buscando anular la sentencia del Tribunal.

Corte Suprema acoge los recursos de casación y se producen alegatos

Luego de que la Corte Suprema aceptara revisar los recursos de casación presentados por los opositores al proyecto, a fines de febrero de 2019 se llevaron a cabo los alegatos donde nuevamente los abogados de las partes opositoras explicaron las razones técnicas del rechazo a Dominga y justificaron la legalidad del proceso.

Pocos días antes, se anunció la creación de Alianza Humboldt, un conglomerado de organizaciones nacionales, internacionales y locales que se unieron para defender hasta las últimas consecuencias el ecosistema marino y terrestre de las comunas de La Higuera y Freirina, alianza compuesta, entre muchas otras por Oceana, Greenpeace, Sea Shepherd, Parley, Chao Pescao, Fundación Terram, Chile Sustentable, ONG FIMA, Defensoría Ambiental, Geute, Ecosistemas, Fundación Jane Goodall, Ayni, Chinchimén, Fundación Relaves, Aula de Mar, Panthalassa, Codesa y C-Verde; junto a agrupaciones de la zona en conflicto coordinadas a través de Alianza Humboldt Coquimbo-Atacama, en la cual se unieron Defensa Ambiental IV Región, MODEMA y Sphenisco, además de otras 90 organizaciones regionales.

                                                                                                    

Corte Suprema descarta vicios formales en rechazo y ordena a Tribunal a revisar aspectos técnicos

En septiembre de 2019, el máximo tribunal dio a conocer su sentencia y desestimó los argumentos de Andes Iron, que había acusado vicios formales en el rechazo entregado por el Comité de Ministros y la Comisión de Evaluación Ambiental de Coquimbo. Además, la Corte Suprema acogió los argumentos de los opositores al proyecto, quienes señalaban que el Primer Tribunal Ambiental no se había pronunciado sobre los aspectos técnicos y científicos que avalaban el por qué Dominga debía mantenerse rechazado.

Los jueces de la Suprema cambiaron entonces la sentencia del Tribunal Ambiental y le ordenaron a esta instancia que revise nuevamente el caso, pero esta vez pronunciándose sobre los aspectos ambientales y técnicos. Los alegatos se llevaron a cabo el 3 y 4 de marzo de 2020, quedando la causa "en estudio". 

El 23 de julio de 2020, el Tribunal anunció que ya existía acuerdo respecto a la sentencia, la cual debería conocerse durante el mes de agosto, aunque los plazos judiciales nunca son exactos y podría tardarse más tiempo.

 

A continuación:

Especies invasoras: amenaza para la biodiversidad, las pesquerías y la salud humana

Leer el artículo siguiente