El nuevo Intendente de la Región de Coquimbo señaló a este medio en una nota del 17 de marzo que no veía inconveniente en que se construyan las plantas termoeléctricas proyectadas en Punta de Choros si cumplen con la ley. 

Lo cierto es que estos proyectos industriales no pueden sólo ser evaluados sobre la base del cumplimiento de normas que evidentemente están obsoletas y que no garantizan el debido cuidado del medioambiente, la salud de las personas y sus fuentes de trabajo. 

Por un lado, se está tramitando actualmente una nueva norma para emisiones de termoeléctricas con el fin de imponer límites a contaminantes altamente tóxicos como el mercurio y el dióxido de azufre, los cuales no cuentan con regulación alguna en este momento.

Por otro lado, existe abundante evidencia científica que respalda categóricamente la necesidad de no construir plantas a carbón en Punta de Choros.   Más que revelar simplemente el grado de cumplimiento de una ley, esta información debe ser evaluada y ponderada por las autoridades competentes - entre ellas el propio Intendente - quienes deberán tomar una decisión en función de los impactos que los proyectos causarán en el medioambiente y la comunidad local.

Frente a Punta de Choros se encuentran dos reservas marinas recientemente creadas que albergan la más importante zona de anidamiento de pingüinos de Humboldt y la población residente de delfines nariz de botella más austral del mundo. También es un lugar de paso de varias especies de ballenas.  Con un esfuerzo encomiable, los pueblos y caletas de la zona han sabido aprovechar esta excepcional concentración de vida marina para potenciar las actividades turísticas y manejo de recursos bentónicos, creando numerosas fuentes de empleo en base a actividades sustentables. 

No podemos descansar en el trillado “dejar que la instituciones funcionen” como si en la ley estuvieran, cual manual de instrucciones, todas las decisiones que las autoridades tengan que adoptar sin deliberación alguna.  Acá se tomarán decisiones discrecionales que pueden afectar de manera irreversible la vida de las personas y ecosistemas de importancia mundial.  Y esas decisiones evidentemente tendrán un responsable.

A continuación:

Reforma Energética

Leer el artículo siguiente