OCEANA PIDE QUE SALMONCHILE INFORME SOBRE MAGNITUD DE FUGA DE SALMONES EN AYSÉN - Oceana Chile
Inicio / Comunicados de Prensa / OCEANA PIDE QUE SALMONCHILE INFORME SOBRE MAGNITUD DE FUGA DE SALMONES EN AYSÉN

OCEANA PIDE QUE SALMONCHILE INFORME SOBRE MAGNITUD DE FUGA DE SALMONES EN AYSÉN

marzo 6, 2011

Cristian Arroyo +56 9 4451 5945

Las salmoneras afectadas por el terremoto de Aysén podrían protagonizar un desastre ecológico de proporciones, que se sumaría a los daños económicos y costos personales que se han conocido en los últimos días. Por ello, Oceana solicitó a Salmonchile que informe cuanto antes de las fugas de salmones en las balsas jaulas dañadas por el sismo y las olas, y las medidas de contingencia que tomará para minimizar el impacto ambiental de esta catástrofe.

Así lo señaló el jefe de la Campaña de Salmonicultura de Oceana, el economista Cristián Gutiérrez, quien explicó que “en años anteriores se ha sabido de fugas de millones de salmones desde las balsas jaulas, con el consiguiente riesgo para los ecosistemas marinos, dado que el salmón es una especie carnívora introducida a nuestro país”. 

Asimismo, Gutiérrez criticó que tanto el Gobierno como los productores salmoneros ya estén hablando de modificar las concesiones y trasladar las plantas a zonas más seguras, sin que aún se hayan medido las consecuencias ambientales que ha tenido la instalación de dichas plantas en el fiordo de Aysén. “No queremos decir que las balsas jaulas permanezcan donde están, sino que es irresponsable moverlas y seguir expandiendo los costos ambientales de esta industria, los que en nuestro país nunca han sido suficientemente analizados”. 

En ese sentido, Gutiérrez indicó que en Chile nunca se ha estudiado adecuadamente el impacto que tienen estas fugas sobre la fauna marina nativa, pese a que este tipo de accidentes ocurre con relativa frecuencia. “Las balsas jaulas son susceptibles al ataque de lobos marinos, a las marejadas intensas o la simple fatiga de materiales”, dijo el profesional. A este problema se suma la degradación del fondo marino, producto de los desechos que caen desde las balsas jaulas; el traspaso de antibióticos y otros químicos a la fauna nativa. 

Por lo anterior, Oceana reiteró su llamado a cuantificar la magnitud de las fugas desde las balsas destruidas, y medir también el impacto ambiental que esta situación puede representar, antes de autorizar posibles traslados. “Quizás, de esta tragedia se puedan sacar importantes lecciones acerca de cómo reforzar las medidas de seguridad y reducir o talvez eliminar este tipo de accidentes, demasiado comunes para una industria que se precia de ser moderna y ambientalmente sustentable”.