En el día mundial de la pesca Oceana hace un llamado a concretar acciones para recuperar las pesquerías



21/11/2016
Contacto: Cristián Arroyo: carroyo@oceana.org +56 9 4451 5945

Santiago, noviembre 21, 2016. En el marco del Día Mundial de la Pesca, la organización de conservación marina Oceana, hizo un llamado a recuperar las pesquerías chilenas.

En la actualidad, el 72% de las pesquerías nacionales se encuentran sobreexplotadas o colapsadas, esto quiere decir que especies como la merluza, la anchoveta o el jurel no tienen la capacidad de ser sustentables y están en serio riesgo de desaparecer.

 “El país depende de estos alimentos, sobre todo en nuestras costas. Hay millones de familias que viven de la pesca, y las economías regionales dependen de ella”, explicó Liesbeth  van der Meer, Directora Ejecutiva de Oceana Chile, agregando  que “el gran problema es la sobre pesca y producto de eso hoy en día los pescados son muy caros, porque quedan muy pocos. Especies pequeñas que sirven de alimentos para especies más grandes están desapareciendo, y esto genera un daño al ecosistema que es muy difícil de revertir”

A pesar de que la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura ha reconocido el delicado estado de conservación de gran parte de estas pesquerías, aún no se han terminado de implementar y elaborar los planes de manejo y de recuperación. Dichas políticas se definieron en la Ley General de Pesca y Acuicultura aprobada en 2013, cuando se comprometieron ambos planes, pero hasta ahora ninguno ha sido concretado.

“Hacemos un llamado a la Subsecretaría de Pesca para que comience a implementar los planes de manejo ya que hace tres años se está trabajando en ellos, pero aún no se ha logrado  ningún cambio sustancial en el manejo de las pesquerías nacionales. Hoy en día los planes de manejo y recuperación, son unas de las herramientas más importantes que tenemos para lograr la sustentabilidad de las pesquerías a nivel nacional y es por eso que es sumamente importante que estos planes se lleven a cabo”, afirmó van der Meer.

Otras de las acciones que están perjudicando a las pesquerías chilenas es la pesca ilegal. Se estima que es el tercer negocio ilícito más rentable del mundo luego del tráfico de armas y drogas. En Chile se calcula que las ganancias de las mafias dedicadas a la pesca ilegal alcanzan a unos 30 millones de dólares al año. La situación es aún más grave si se considera que el concepto de pesca ilegal no está definido en el marco regulatorio, por lo que no existen sanciones ejemplares para los que más de benefician de este ilícito.

Tanto la sobrepesca como la pesca ilegal alteran irremediablemente los ecosistemas, lo cual tiene implicancias no solo para los hábitats marinos, sino que también para millones de personas cuya principal fuente de alimentación proviene de estos recursos.

Material audios y fotos