Por Catalina Sapag, investigadora científica de Oceana Chile

 

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) la resistencia a los antibióticos es una de las principales amenazas actuales para la salud humana.

Se trata de medicamentos que se utilizan para combatir enfermedades provocadas por bacterias tanto en humanos como animales. Sin embargo, las bacterias pueden generar resistencia a los antibióticos, logrando que estos no las afecten, y complicando así el tratamiento de las enfermedades que generan.

El proceso mediante el cual las bacterias cambian y adquieren resistencia a los antibióticos ocurre naturalmente, pero se ve acelerado por el uso inadecuado de estos medicamentos en humanos y animales.

¿Cómo se relaciona este problema con la salmonicultura?

Como se mencionó anteriormente los antibióticos no solo se utilizan para tratar enfermedades humanas, sino que también se utilizan en gran medida en la industria de producción animal, para tratar enfermedades que afectan a animales en cultivo.

En Chile, de acuerdo a la publicación de Millanao et al. 2018, el 95% de tres grupos de antibióticos que se importaron al país entre 1998 y 2015 fueron destinados a uso veterinario, principalmente a salmonicultura. Así, en comparación a otros de los principales países productores de salmón, como Noruega y Canadá, la industria chilena es la que más antibióticos utiliza por tonelada de salmón producida (Figura 1).

Figura 1. Uso de antibióticos por tonelada de salmón producida durante 2018 en Noruega, British Columbia (Canadá) y Chile.

Los antibióticos que se utilizan en la salmonicultura nacional actualmente son florfenicol, oxitetraciclina, eritromicina y tilcomisina, siendo el primero el más utilizado en la fase de cultivo en agua de mar en los últimos años. Si bien este antibiótico no es usado para tratar enfermedades humanas, puede generar resistencia cruzada a antibióticos que sí se utilizan en medicina humana, representando así un riesgo para nuestra salud.

Es más, tanto el florfenicol como la oxitetraciclina se encuentran dentro de la lista de antibióticos medicamente importantes para la salud humana de la OMS, clasificados como altamente importantes, mientras que la eritromicina se encuentra clasificado como un antibiótico críticamente importante, ya que también se utiliza en medicina humana.

En salmonicultura la gran mayoría de antibióticos que se utilizan durante la fase de cultivo en agua de mar son para el tratamiento de una sola enfermedad conocida como piscirickettsiosis, la cual debe ser diagnosticada por un veterinario antes de usar el antibiótico.

El problema de la resistencia de antibióticos no es un problema a futuro, sino que lo estamos enfrentando ahora. Existen bacterias que afectan a los humanos, como Klebsiella pneumoniae, que se han vuelto resistentes a prácticamente todos los antibióticos que tradicionalmente se utilizaban para combatirla.

Impactos en el ambiente

Otro impacto asociado al alto uso de antibióticos en la salmonicultura se da en los ambientes donde se desarrolla esta actividad. El tratamiento con antibióticos en la acuicultura se puede realizar a través de baños con medicamentos, con alimentos medicados o a través de inyecciones. En los dos primeros casos, existe la posibilidad de que estos medicamentos se transfieran al medio ambiente y afecten a la vida salvaje de las aguas circundantes a los centros de cultivo (Figura 2).

Figura 2. Flujo de antibióticos administrados a los salmones hacia el ambiente que los rodea. Imagen extraída y modificada de la publicación de Cabello et al. (2016)

Así, tanto por el riesgo que el alto uso de antibióticos en la salmonicultura representa para la salud humana, como por los impactos ambientales que puede tener, se hace necesario que establezcan medidas que apunten a reducir su uso. Sin embargo, en Chile, al no tener acceso a información clara y oportuna sobre uso de antibióticos por empresa, se hace muy difícil la exigencia de estándares más altos a cada una de las compañías.

 

REFERENCIAS

Burridge L., J Weis, F. Cabello & J. Pizarro (2008) Chemicals use in salmon aquaculture: a review of current practices and possible environmental effects. Aquaculture 306 (1-4): 7-23.

Cabello F.C., H.P. Godfrey, A.H. Buschman & H.J. Dölz (2016) Aquaculture as yet another environmental gateway to the development and globalization of antimicrobial resistance. Lancet Infect Dis 16: e127-33.

Fisheries and Oceans Canada. Use of antibacterials.

World Health Organization. Critically Important Antimicrobials for Human Medicine.

Sernapesca (2020) Informe sobre uso de antimicrobianos en la salmonicultura nacional, año 2019.

Sernapesca (2015) Manual de buenas prácticas en el uso de antimicrobianos y antiparasitarios en salmonicultura chilena, 3ª edición.

The Norwegian Veterinary Institute (2020) The Health Situation in Norwegian Aquaculture, 2019.

 

 

A continuación:

¿Qué es la surgencia?

Leer el artículo siguiente