© Oceana I Mauricio Altamirano

Juan Fernández es uno de los archipiélagos más famosos de Chile y América del Sur. Ubicado a más de 670 kilómetros del continente, compuesto por las islas Robinson Crusoe, Alejandro Selkirk y el islote Santa Clara se ha transformado en un ícono y ejemplo mundial del manejo sustentable de los recursos marinos y pesqueros, así como del cuidado de la flora y fauna.

Tanto así que gracias al trabajo conjunto de la comunidad local con el apoyo de Oceana, el archipiélago fue nominado a los Premios Latinoamérica Verde, reconocimiento que nació en 2013 en el marco de la Cumbre Internacional del Medio Ambiente y que cada año se entrega a los 500 proyectos sociales y ambientales de la región, repartido en 10 categorías entre las que se cuentan: Bosques y Flora, Biodiversidad y Fauna, Energía, Finanzas Sostenibles y Oceános. Este año, el proyecto “Mar de Juan Fernández Y Su Desarrollo Sustentable” quedó en el puesto 211 dentro de 2.733 aspirantes.

Ocupar este lugar en los premios significa que los habitantes del archipiélago reciben un certificado de su participación, además de tener la posibilidad de mostrar un extracto de su proyecto en el evento que se realizará entre el 14 y 16 de agosto en Guayaquil, Ecuador.

Este premio viene a reafirmar la fama mundial alcanzada por el archipiélago, reconocido por su riqueza subacuática y por ser, un paraíso para la flora y fauna marina, siendo la langosta de Juan Fernández uno de sus recursos más característicos. La extracción sustentable de esta especie, endémica del archipiélago y de las islas Desventuradas, se ha transformado en el principal sustento económico de la isla, por lo que la regulación de su extracción ha sido por décadas, un tema prioritario.

Por más de cien años, las generaciones de pescadores de Juan Fernández han sabido cuidar el recurso que los mantiene a flote a través de distintas medidas: como el establecimiento de una veda durante la época de reproducción de las langostas, el respecto de una talla mínima de captura y el uso de artes de pesca selectivos, entre otras. Este trabajo realizado a conciencia por años se vio respaldado por la creación del Parque Marino Archipiélago Juan Fernández y la ampliación del Área Marina Costera Protegida, lo que permitirá que los habitantes de las islas continúen trabajando cuidando su medio ambiente.

De esta forma, Juan Fernández no solo se presenta como un caso de éxito en Chile. Es un estilo de negocio y conservación que sirve como ejemplo para todo el mundo, probando con evidencia empírica que la protección de los ecosistemas naturales y su explotación de forma sustentable se puede llevar a cabo.

A continuación:

Conociendo los recursos marinos de Chile: El jurel

Leer el artículo siguiente