©OCEANA I Mauricio Altamirano

El jurel o Trachurus Murphyi es un pez pelágico de la familia Carangide que se distribuye en el océano Pacífico sur. La familia de los Trachurus se encuentra en la mayoría de los océanos del planeta, cumpliendo una función crucial en la ecología y economía en los lugares en donde se desarrolla. Pero ¿qué características tiene este pez que lo hacen cumplir un rol tan importante? A continuación, te damos un informe completo sobre el jurel.

El jurel se puede encontrar en las costas de Perú y Chile extendiéndose hacia el oeste a través del “cinturón chileno de jurel” hasta el pacífico suroeste alrededor de Nueva Zelanda y Tasmania. Tiene una vida de aproximadamente 15 años alcanzando la madurez a los 3, cuando tiene un tamaño de 30 cm. Se alimenta principalmente de macro-zooplancton y micro necton, pero también presenta un amplio rango de presas que van desde copépodos (crustáceos de menor tamaño) hasta peces mesopelágicos (que habitan entre los 200 y 1.000 metros de profundidad).

En Chile, el jurel tiene un patrón de migración horizontal costa afuera durante la primavera para desovar, y un movimiento costa adentro para alimentarse durante otoño e invierno. En el periodo reproductivo, la hembra madura es capaz de liberar varias tandas de huevos, siguiendo una estrategia donde buscan dispersarse sobre una gran área de aguas oceánicas fuera de Chile sin concentrarse en cardúmenes. Teniendo esto último en cuenta, se ha sugerido que el jurel se estructura en tres hábitats distintos: En el norte del país es donde crían, el área costera central-sur de Chile es donde se alimentan y el tercero es el área de desove oceánico antes mencionado.

El jurel es un pez muy nutritivo, contiene 19.75 gramos de proteína, altas concentraciones de potasio y de vitaminas D, A, B3 y B12, propiedades que lo convierten en un codiciado recurso para la industria pesquera que lo utiliza para generar principalmente harina de pescado. Desde el comienzo de la década del 70, ha sido sujeto de una fuerte sobreexplotación en Chile para ser en su mayoría exportado principalmente a China, Japón, Taiwán y Alemania; y otros con menor participación como Nigeria, Sri Lanka, Perú, Cuba, Estados Unidos y Francia.

Durante la década del 2000-2010 las capturas de jurel fluctuaron en 1 y 5 millones de toneladas, convirtiéndola en una de las más grandes pesquerías de una sola especie en el mundo. Con el paso del tiempo, la cuota anual de esta especie ha ido disminuyendo, se sospecha que por la disminución total de la biomasa del recurso.

Según información publicada por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura de Chile, la pesquería del jurel tiene acceso restringido a nuevos operadores, una cuota global de captura y límite máximo por armador. El estado de este recurso estuvo sobreexplotado entre los años 2013 y 2016, pero el año 2017 tuvo una recuperación clasificándose como en plena explotación. Más allá de las Zonas Económicas Exclusivas (ZEE), el jurel está disponible a cualquier pesquería, ya que presenta una amplia extensión en aguas internacionales.

Siendo un recurso tan explotado por varios países, es esencial un acuerdo regulatorio, por lo que es una de las preocupaciones de la Organización Regional de Manejo Pesquero del Pacífico Sur. Esta entidad monitorea el estado del recurso a nivel internacional lo que ayuda a que la industria no elimine del planeta a este pez que es esencial en varios panoramas económicos del mundo.

 

A continuación:

Oceana realiza inédita expedición científica en el norte de Chile

Leer el artículo siguiente