Caleta Tortel, Patagonia, Chile
© Oceana I Sarah Bedolfe

Diaro de expedición: Reserva Nacional Katalalixar, Patagonia, Chile

 

Caleta Tortel nos forzó a dejar los autos y bajar la seguidilla de escaleras que dan paso al caserío conectado solamente por puentes. No hay autos, semáforos ni ciclistas, solamente casas y puentes de madera que los conectan observando la inmensidad del mar que inunda el área y el verde de los bosques de los islotes que se desparraman en medio del mar. Me uní al grupo de personas que conforman toda esta misión: Matthias Gorny es el líder científico de Oceana Chile, Américo Montiel que es docente en la Universidad de Magallanes y un colaborador regular en las exploraciones de Oceana, Lucas Zañartu fotógrafo y director audiovisual de Oceana Chile, Mauricio Altamirano fotógrafo submarino y los administradores de CONAF que nos acompañarán en esta travesía.

                                                                                                                                                    Equipo de Oceana en expedición

Partimos el día ya recuperados de las largas horas de viaje que nos trajeron hasta acá, mientras comemos, Matthias nos explica que para esta expedición dividiremos los equipos en dos: ciencia y registro fotográfico, hoy me toca ser parte del equipo dedicado a la toma de muestras científicas.

El objetivo de hoy es estudiar la fauna del Canal Baker, por lo que partimos a las 9:30 am dentro de un bote bastante cómodo, pasamos por las islas Remus y Romulus para interiorizarnos aun más adentro del canal. El mar está un poco removido, por lo que el sube y baja de la embarcación me marea un poco.

Mientras viajamos al destino, Américo, quien ha trabajado por varios años en la zona, me comenta un poco de lo que esperamos encontrar y de la importancia que tiene que se lleve a cabo el levantamiento científico. Me cuenta que la investigación en el área se ha enfocado en la retracción de los glaciares, pero que eso significa que los niveles del mar están aumentando, por lo que los ecosistemas marinos están en constante desarrollo. La forma en que la corriente arrastra nutrientes, la manera en que se mezcla con el agua de río, todo tiene una consecuencia en la vida que se desarrolla bajo el agua.

                                                                                                                                            Tortel, Patagonia, Chile

Américo está buscando el límite de tolerancia de las algas marinas, a pesar de que el agua en esta zona tiene menos salinidad, hay abundancia de especies, quiere descubrir qué elementos permiten que esto suceda. Llegamos al sitio de muestreo y Matthias pone manos a la acción, usamos la dropcam (esta vez hasta 15 metros de profundidad) para fotografiar el fondo marino y ver que estaba sucediendo. Dejamos una trampa en el suelo marino, usando como señuelo, pasta de pollo, y nos dirigimos a la costa para tomar muestras de bentos y especies de algas.

                                                                                                                                                 Matthias Gorny bajando la dropcam          

El día nos fue mostrando un poco más de sol a medida que se acercaba la hora de almuerzo, el capitán capturó un pez y lo cocinó ahí mismo. Mientras llenábamos el estómago me di cuenta de que el agua acá tenía una temperatura distinta y mucho menos sal que en otras áreas, suelto risas interiores mientras me doy cuenta de lo poco que entendemos del comportamiento oceánico.

Volvimos a rescatar la trampa, pero nada se había aventurado a entrar. Luego estuvimos bajando la dropcam en varios puntos a distinta profundidad, y revisando las fotografías pudimos ver la variedad moluscos, caracoles, corales, algas y cangrejos que abundan en la zona. Cuando el sol empezó a esconderse tras las nubes, fue la señal de que había que empezar a volver a Caleta Tortel.

El día estaba terminando, y con lo poco que he visto, solo tengo más energía para seguir descubriendo lo que este hermoso lugar ofrece bajo sus aguas. Más aún, siento las ganas de querer luchar por protegerlo y que el hombre no interfiera en el desarrollo de ecosistemas tan únicos como el que acabo de presenciar.

Mientras me tomó un té caliente junto al grupo, Lucas me dice que tengo que irme a acostar, mañana es el día en que me sumerjo junto a los fotógrafos de la expedición y voy a necesitar mi cuerpo descansado. Apenas toqué la almohada mis sueños se llenaron de imágenes del día que acaba de pasar, entre aguas cristalinas y un mar indomable.

Fin del día 2

A continuación:

Diario de expedición: día 1

Leer el artículo siguiente